3.7.10

Bienvenida independencia, llegas 18 años tarde:
Casi todos los políticos tienen cara de haber matado a alguien o de ir a matar a alguien y tienen, además, la manía de coger todo lo que brilla. Por eso no me gustan. Yo, por mi parte, he hecho una lista con todos los agujeros en los que no quiero meter la cabeza. Y eso lo tengo muy claro. Es verdad que vivo de manera confusa y tengo un orden mental propio, pero eso no le importa a nadie. Hay gente que me mira como si llevase algún tipo de maldición dentro y yo pienso que les jodan pero si, les lanzaría cualquier expecto patronum de saber hacerlo. Cada vez que miro el periódico me siento como un extranjero pero las reglas de mi juego son simples: atrapar al mentiroso. Me pasa que no puedo eludir esta sensación de responsabilidad y salgo al campo de batalla casi a diario. Es solo que no me siento lo suficientemente lejos de las desgracias como para que no me afecten. No se hacerlo de otra manera y nunca daría a la gente veneno, aun teniendo yo el antídoto. Eso es jugar con los sentimientos. Apuro el JB porque hoy si bebo y pienso sobre que cojones quiero, quien cojones soy y a donde cojones me lleva este viento. Me voy lejos del mar aunque me viva en las venas.

No hay comentarios: