4.3.12

Lo mejor de mí se derrumba ahora que el miedo es incontenible, ahora que desconozco las contradicciones de todas las personas que soy. El mundo se queda vacío porque después de vomitar un par de veces reconozco que me duelen de forma casi interminable las transformaciones. Sentir una boca sobre mis hombros antes de vestirme, antes de volver a existir. Una boca entre mis piernas antes de volver a ser un humano estúpido obsesionado con los desgarramientos, con las tormentas. Un mortal neurótico e inseguro compuesto de partes o lados de una unidad superior que no termino de abarcar. Me gusta que me busques o buscarte yo, conservar, a pesar de todo, una relación entre ambos.