23.12.11

Me cuesta el interés por el mundo exterior, no decidir yo cuándo la enfermedad. Las convulsiones, mi padre, en esa época yo no tenía muchos amigos. Tampoco ahora tengo muchos amigos y, sin embargo, parece que los tenga. No tengo ninguna pretensión, sólo quiero sobrevivir sin el dolor de estómago, sin los narcóticos, sin los restos de sangre en la camiseta. Dices que no soportas lo que digo, que no puedes. Pero tú qué coño vas a saber de vacío. Acojona ser consciente, acojona estar tan vivo.

No hay comentarios: