17.8.10

Que manía con poneros de acuerdo y desaparecer todas a la vez. Joder, ni que lo tuvierais pactado. Vale que yo no soy el amante más constante del mundo, que probablemente soy un desastre en todo menos en la cama pero venga, erais una parte de mi. Cada una de vosotras. Se que el mundo es demasiado complicado cuando se espera a alguien, que en caso de necesitarme nunca tuvisteis a donde llamar. Pero mira, tampoco pedía nada a cambio. Tampoco estoy en condiciones de pedirlo ahora. Esto es solo quejarme en voz alta. Puede que os quiera. Puede que os quiera mucho. Puede que fuera vuestro durante cada segundo de orgasmo y puede, solo puede, que entonces no tuviera ojos para nadie más. Pero el amor es tan breve como un polvo en la cama de Lucía. Como me gustaban esa cama y esas piernas. Mira, es solo que yo no tengo ningunas ganas de enamorarme. Más aún, detestaría enamorarme, que alguien me calara hasta los huesos.

1 comentario:

reloj sin agujas dijo...

muchas gracias por visitarme, tienes un blog muy interesante, me lo apunto para seguir visitándote. un besote