19.5.10


Eres un misterio bonito. Triste, pero bonito – le dijo. Y ella puso cara de “que miedo da que alguien te cale nada más verte”

No se por qué te entiendo, si no te conozco. Pero te he visto ahí sola, con tu libro y tu coñac y tú, tú me has hecho sentir como en casa. Verás es una tontería, no digas nada. Pero te ves tan bonita cuando frunces el ceño cada vez que pasas la página y algo te sorprende. Se que te pasa algo malo, aunque no me lo digas. Aunque nunca llegara a conocerte completa, yo lo sabría. Aunque me vetaras el llanto y no me miraras de frente. Se que yo lo sabría. Y sería cada día tu amante, a falta de no poder ser otra cosa. No tomo por costumbre decir esto a la gente que conozco, vaya, mierda, vas a pensar que estoy trastornado. De verdad que solo lo hago porque tengo la sensación de que vas a largarte, de que ahora mismo te pedirías un vaso de crack si es que existiese. Algo me dice que podrías enganchar a cualquiera, enamorar a cualquiera y no llegar a ser nunca "la mujer de su vida". Vamos a beber algo un poco más sano, que no se muere el mundo esta noche, que las calles son todas distintas. No me digas que no, yo se que las heridas que te excusan... son de mentira. Te prometo que yo te quito el insomnio a partir de ahora y dejo que me llenes, si hace falta, de cien agujeros de bala. Dejo que me hagas daño y el amor ininterrumpidamente.

¿Perdona, como has dicho que te llamas?


No hay comentarios: