17.10.11

Todo el mundo está cruzando los dedos para encontrar a alguien y no quedarse solo, me doy cuenta de que vivo en medio de un festival de clichés empalagosos. Le digo: “me harté de los placeres compartidos contigo y eso fue todo cuanto significaba mi amor”.  Me envía a la mierda y ese gesto es ya tan habitual que no me parece raro. Prometo no visitarle ni enviarle mensajes de horror pero dejar de verle es como intentar arruinar un helado con trocitos de chocolate. Una puta gilipollez.