7.3.11


Mi abuela cree que existe una relación directa entre disfrutar del sexo y que Dios tenga que castigarte. De hecho, lo que más me dice es que me normalice y que, ya de paso, tenga cuidado con todos esos tíos con los que voy, que un hombre sólo busca una cosa en una mujer. El problema es que seguramente la que sólo busca eso soy yo. En realidad entiendo muy poco de los sentimientos que supuestamente debería tener y entiendo muy poco de mis propios sentimientos, pero me acuerdo de todos. Sé cómo me han follado y cómo me los he follado y sé perfectamente cuales me arrancaron la piel. Y el corazón. Y sé que estos fueron muy pocos, que yo quise a muy pocos. Puedes excomulgarme y prohibirme la entrada a misa y a catequesis y acordonar la zona pero bastante se están jodiendo ya las cosas por sí solas. Siento no ser como esas niñas bien vestidas a las que quieres que me parezca. No voy a dejarme dar por culo (de forma literal y no literal) para tener a un novio bien guapo y bien capullo atado. Yo no tengo que fingir orgasmos porque soy capaz de tenerlos y, puede que ni siquiera lo sepas, pero son una cosa brutal. Y me importan las cabezas. Y sé que en esta sociedad de mierda es inadmisible decir esto de que en el acto sexual principalmente intervienen las mentes. Pero lo hacen. Y a mí me da igual lo que digas. Sé que lo hacen: yo lo he notado.

2 comentarios:

Carlos dijo...

joder, me encanta leerte, tienes una forma de escribir muy visceral, me gusta muchísimo

... y me cogía la cabeza y la metía en su jersey. dijo...

Yo también lo he notado.... y me ha gustado.