2.2.11

Y de repente me vuelvo perspicaz y de repente estoy viva cuando no estás. Y no me siento particularmente bien o mal y me doy cuenta de que todo el mundo sufre continuamente. Pero sigue apestando. Estoy siendo cruda, cruda y honesta. Mi cabeza está despellejada y no me gustas, no me gustas más que cualquier otro hombre que haya conocido. Pero tú dueles y este es un mundo chiflado. Tengo la poesía. La vida está recuperándose.

No hay comentarios: