24.1.11

Puedo follarte con rabia, follarte con desprecio y destrozarte varias veces, pero no bastas tú para curarlo. Joder, que también me apetecen los domingos contigo y eso de los sentimientos intensos y recíprocos. Me apeteces cuando dices “voy a desenrrarecerte guapa” y en el fondo saber que eres un mezquino, un hijo de puta como el peor. Pero quieres quedarte y te gusta que no me guste el concepto de “normalidad”.