26.12.10

Para qué mi nombre, para qué más detalles. Soy un capullo de cuidado y no voy a enamorarme de ti, no vamos a ser la pareja más feliz del barrio. No me gustan esas señoritas bien educadas que se quieren casar, jamás me llevaría a la cama a ninguna de ellas. Pero tú tienes los ojos tristes y tanta vida en ellos que asusta. Soy un hombre con muchos problemas pero quiero dormir contigo. No hace falta que digas que si, supongo que me conformo con eso: con que las cosas vayan bien a veces y a veces no, con que vayan como quieran. Lo siento, he tenido una infancia extraña.

3 comentarios:

la hija de caronte dijo...

me encantan las personas con ojos tristes, no sé porque, pero son las que sonríen más bonito :)

cigarettes-coke dijo...

me encanta la fuerza

Maria Rodriguez dijo...

es muy bueno y la foto me encanta